Preguntas y Respuestas

SINDROME DE DOLOR DE DISFUNCIÓN DE LA ARTICULACIÓN TEMPORO-MANDIBULAR

¿Qué es el Síndrome de dolor de disfunción de la articulación temporo-mandibular (ATM)?

La articulación temporo mandibular relaciona la mandíbula con el cráneo permitiendo la apertura y cierre de la boca y los movimientos que realizamos al hablar, comer, gesticular, etc. Los síntomas más frecuentes cuando se produce una disfunción de la articulación temporo mandibular son:
  • Dolor: Se localiza generalmente por delante de la oreja, pudiéndose irradiar hacia la cabeza, porción lateral de la cara, alrededor del ojo e incluso al cuello. Es un dolor que responde mal a los analgésicos, lo que unido a lo poco específico de su localización hace que los pacientes consulten al otorrino, neurólogo o traumatólogo antes de acudir a consultar al dentista.
  • Chasquidos: Son ruidos que se producen en una o ambas articulaciones, al abrir o cerrar la boca. Indican la existencia de alguna alteración en la posición del menisco de la articulación.
  • Bloqueos intermitentes en la apertura de la boca: Se experimenta dificultad para abrir la boca, como si existiera un tope que impide una apertura completa, siendo necesario la manipulación de la mandíbula para abrirla totalmente. Si el síndrome no se trata puede evolucionar hacia artrosis de la articulación.

¿Cuales son las causas del síndrome de disfunción de la articulación temporo-mandibular?

  1. Maloclusiones: los dientes no están colocados correctamente, la arcada superior no encaja adecuadamente con la inferior, lo que obliga a desviar la mandíbula para lograr un mejor ajuste entre las dos, forzando por tanto la articulación.
  2. Hábitos perniciosos que hacen que se utilice el aparato masticatorio para funciones para las que no ha sido creado, por ej.: morderse las uñas , abuso de la masticación de chicle, comer pipas, mordisqueo de labios o carrillos, etc.
  3. Bruxismo: Consiste en apretar o rechinar los dientes. Es un hábito muy arraigado relacionado con situaciones de estrés, ansiedad, etc. Es más frecuente que se manifieste durante el sueño, impidiendo que seamos conscientes de ello.

Cada mecanismo es capaz de provocar el síndrome por si mismo Lo habitual es que participen varios.

¿Cúal es la Prevención y el tratamiento del síndrome de disfunción masticatoria?

  • Medicamentos: Se utilizan para disminuir la sintomatología, especialmente el dolor (analgésicos y antiinflamatorios). Se pueden emplear fármacos para relajar los músculos de la mandíbula (miorrelajantes) o fármacos para disminuir el estado de ansiedad del paciente (ansiolíticos).
  • Fisioterapia: El tratamiento con láser, la acupuntura, la estimulación eléctrica con corrientes…son eficaces pero en general no consiguen una mejoría duradera, siendo frecuentes las recaídas.
  • Férula oclusal o férula de relajación: Es el tratamiento utilizado con mayor frecuencia, que tiene además los mejores resultados a medio y largo plazo. Las férulas son "aparatos" realizados en resina transparente, que se colocan sobre la arcada superior o inferior, haciendo que, al contactar los dientes con la férula, la mandíbula vaya a una posición adecuada en la que se relaja los músculos mandibulares. Dependiendo del caso, se utilizarán todo el día o solamente por la noche.
  • Psicoterapia: En muchas ocasiones el aprendizaje de técnicas de relajación, yoga... son de gran utilidad para mejorar la clínica del síndrome y como apoyo al resto de las técnicas de tratamiento.
  • Tratamiento quirúrgico: Únicamente se realiza en aquellos casos en los que la clínica es importante y los otros tratamientos no han dado resultado. En la actualidad puede realizarse, en ocasiones, mediante una artroscopia, técnica menos agresiva que la cirugía abierta convencional.

Consejos para los pacientes con Síndrome de dolor disfunción de la articulación Temporo Mandibular:

  • Evite comer carnes duras y bocadillos. Tome abundante agua.
  • Trocea los alimentos antes de llevarlos a la boca. Utilice tenedores y cucharas pequeños
  • Mastique los alimentos lentamente y sin presionar al máximo
  • Evite masticar chicles, caramelos y frutos secos
  • Evite amplias aperturas de la boca (bostezos, estornudos, carcajadas...)
  • Evite hábitos perniciosos: comerse las uñas, mordisquear lapiceros, comer pipas...
  • Evite posturas o vicios posturales nocivos para la musculatura craneo-facial como por ejemplo sujetar el teléfono ayudándose con el hombro, dormir con la cara apoyada en la mano o el puño…
  • Aplicación de calor húmedo: Ponga una toalla humedecida, sobre una bolsa de agua caliente y aplíquela durante no más de 15 minutos en la zona afectada. Con ello mejoramos la vascularización de los músculos y la eliminación de sustancias nocivas. Además tiene efecto miorelajante.
  • Para acelerar la recuperación muscular y romper el hábito de apretar y rechinar los dientes, mantenga los labios juntos y los dientes separados. Este simple acto impedirá apretar los dientes y relajará los músculos que se ponen tensos. Comprobará que esta postura mejorará su expresión facial y su aspecto. Si se sorprende apretando los dientes: "labios juntos dientes separados".
  • Si utiliza algún aparato ortopédico (férulas, desprogramadores, etc.), siga los consejos del profesional para su correcta utilización.
  • Cuando se le recomiende ejercicios musculares, "si le duele no lo haga". En la siguiente visita coméntelo a su médico.

© Juan Carrión Bolaños